En la inauguración del foro 'Santander WomenNow 2021'

Calvo, sobre el papel de las mujeres en la sociedad: "No solamente peleamos por estar, peleamos por estar para influir"

Sede del Grupo Vocento, Madrid, miércoles 9 de junio de 2021

Un encuentro sobre liderazgo femenino que reúne a profesionales de todos los ámbitos para debatir sobre los cimientos sobre los que construir la sociedad del futuro, "hablar de cómo miramos las mujeres el mundo", dice Carmen Calvo, "de qué aportamos y de qué soñamos para ese futuro", y también "de cómo estamos dispuestas a trabajar por él". Un foro que a juicio de la vicepresidenta "es también construir un buen nombre de España".

Carmen Calvo ha afirmado a este respecto que "las mujeres queremos un mundo que se parezca más a nosotras". "Un futuro", ha dicho, "que se inspire en nosotras". Las mujeres, sostiene, "decimos que estamos empoderándonos, ejerciendo de manera intensa nuestra condición de ciudadanas", pero que "no solamente peleamos por estar, peleamos por estar para influir". La vicepresidenta ha aclarado que "influir significa cambiar y hacer las cosas de manera diferente".

Para ello, sostiene la vicepresidenta "hay que tener un principio bien asentado: hay que pedir igualdad para poder construir la igualdad sobre la diversidad, pero no a la inversa". Explica que "no queremos un mundo donde las identidades se enfrenten", solo queremos "pelear por igualdad de condiciones para desarrollar los proyectos libres de nuestras vidas en nuestra consideración de mujeres en cualquier lugar del mundo".

La vicepresidenta ha explicado que vivimos un momento en el que "el mundo se enfrenta al mayor reto de su existencia, que es su sostenibilidad", la del planeta y que va a "requerir cambios". La ciencia y la tecnología que esto va a necesitar, afirma Calvo, "tienen que estar comprometidas con el humanismo y los derechos humanos". Así, sostiene, "en un mundo que sigue siendo todavía discriminatorio con nosotras y sobre nosotras", el cambio "tiene que inspirarse en nuestra experiencia".

Todo esto, subraya la vicepresidenta, se sostiene en una frase: "queremos ser más escuchadas". "Las mujeres no podemos entrar de repente en nuestra condición de ciudadanas, a todos los espacios de poder e incorporarnos a lo que ya está establecido", advierte, "si eso es solo así será justo, porque el mundo también nos pertenece, pero el mundo habrá perdido la oportunidad de la transformación que nosotras podemos aportar con una mirada diferente". "Es la mirada de lo que hemos aprendido generación tras generación, de la experiencia y la vida de las mujeres", ha dicho Calvo. "No se trata de subir a un tren en marcha sin poder discutir qué le está ocurriendo a ese tren", sentencia.

Sobre este reto que tenemos por delante "como el cambio climático o la digitalización", dice Carmen Calvo, "tiene que seguir siendo una sociedad de inclusión de todos y todas, de no dejar a nadie atrás". Esto se hace, afirma "por el viejo procedimiento de la solidaridad y de los sentimientos que construyen grupo, de eso que tanto sabemos las mujeres".

Para ello, la vicepresidenta ha reclamado que no puede seguir existiendo "una sociedad que blanquee la división sexual del trabajo", porque entonces "a nosotros nos tocan los trabajos que se acercan a los roles tradicionales de la feminidad" y todo esto "nos impide entrar a los espacios nuevos donde se está diseñando el futuro" para poder "diagnosticarlo y resetearlo".

Carmen Calvo ha llamado a la "responsabilidad social y empresarial" para poder tener "unos usos del tiempo que nos permitan cambiar las dinámicas de vida, de cuidados, de compartir responsabilidades y al mismo tiempo hagan que las oportunidades sean iguales para nosotras que para ellos". Las mujeres, ha dicho, "no queremos seguir viviendo los roles tradicionales con un simple lavado de cara", "queremos una sociedad que se transforme y queremos ser escuchadas".

Por ello, "cuando las mujeres decimos que no se puede hacer nada sin nosotras ni contra nosotras no estamos amenazando", aclara Calvo, "estamos ejerciendo la potencia de ser más de la mitad de la población del planeta". Así, "las sociedades tienen que responder con su agenda política, jurídica y económica", también "para garantizar la seguridad de nuestras vidas", porque en cualquier lugar del mundo, "también en las democracias desarrolladas", las mujeres "somos asesinadas por el hecho de ser mujeres".

La vicepresidenta ha concluido afirmando que "todo puede ser más sencillo" en este proceso de cambio, "pero para eso haría falta que se equilibrara, en la voz y en la escucha, qué tenemos nosotras que decir, dónde lo decimos y dónde nuestra palabra inspira todos y cada uno de los cambios". "Sin nuestro consentimiento no va a haber un futuro humano y razonable para todos y para todas", ha concluido.

Más Información