Ponencia en los Cursos de Verano de la UCM

Calvo: "El feminismo debe ser el canal central y el hilo conductor de las propuestas en democracia"

Centro Universitario Mª Cristina, San Lorenzo del Escorial (Madrid), lunes 27 de julio de 2020

Calvo ha insistido también en la idea de que "más de la mitad de la población no es un colectivo, la realidad es que somos la mayoría y eso es lo primero que nos niegan llamándonos colectivo", incidiendo asimismo en que "las mujeres tenemos que estar y repartir espacios de poder y liderazgo en todos los lugares, en una sociedad libre y plural como la nuestra. Hay que entrar en el modelo y tener masa crítica para ejercer las transformaciones, pero la verdad es que hay masa crítica más que suficiente y la transformación no se produce".

Calvo ha reflexionado sobre el movimiento feminista argumentando que "no se trata de solidaridad sino de justicia entre generaciones. Las mujeres tenemos que seguir estableciendo nuestras propias estrategias, que no son sólo para nosotras, porque en el barco de las responsabilidades democráticas vamos todos. Por eso no es una lucha parcial, es la gran lucha de la propia pervivencia de la democracia y de su mejora. Sin feminismo no se puede entender la democracia: no tendría viabilidad ni capacidad de mejora o expectativas".

"Seguimos peleando en desventaja, con menor reconocimiento de nuestros derechos. Hemos avanzado relativamente poco y la reacción que nos contesta es muy simplona pero muy peligrosa en su simpleza: el patriarcado es hábil para encontrar fórmulas neomachistas que incluso a veces tienen apariencia de progreso o liberación", ha proseguido la vicepresidenta durante su intervención.

Pool MoncloaCarmen Calvo ha señalado asimismo que "la reacción de los antidemócratas y neocons a la propia democracia ha encontrado un filón en el feminismo y las mujeres, porque junto con el ecologismo es el único movimiento global para cambiar las cosas en el planeta, y es incontestable".

"No hay más prueba de diagnóstico en una democracia que saber en qué condiciones están las mujeres en esa sociedad, qué expectativas y qué capacidad tienen de ejercer poder y liderazgo. No hay más estrategia común que seguir trabajando contra el patriarcado que es injusto y excluye a más de la mitad de la población. No hay más estrategia contra el capitalismo desbocado que una economía que camine hacia una transición responsable. Ecología y feminismo tendremos que ir señalando todos los demás elementos parciales de la agenda política, el desarrollo normativo, la estrategia de los estados y el avance de la justicia social", ha recordado la vicepresidenta primera del Gobierno.

Asimismo la vicepresidenta ha puesto de manifiesto que durante esta crisis "las mujeres hemos perdido más empleos que los hombres y nos cuesta más trabajo recuperarlos. Estamos ubicadas fundamentalmente en el sector servicios y cuidados. Las mujeres tenemos el derecho y la aspiración de estar en todos los registros de la vida, y no en aquellos que podemos tener por razones históricas. Esta crisis lo ha puesto de manifiesto: el 70% de los cuidados en el ámbito sanitario han sido de mujeres. Nos cuesta mucho esfuerzo estar en los espacios de reparto de poderes mediáticos, económicos, institucionales o políticos, porque aunque suene a perogrullo, si estamos en un sitio no podemos estar en otro: si seguimos cuidando nosotras como oficio tradicional de nuestro género no podemos estar en espacios donde se requiere nuestro tiempo y cualificación".

"La gran batalla en estos momentos es si algunas sociedades van a poder salir de esta crisis con el estado de bienestar, a su costa, lastrándolo o sin él. Europa acaba de lanzar un mensaje muy importante con esos 750.000 millones: la democracia es estado de bienestar. La vida en comunidad y convivencia de los estados requiere algo más que la libertad y la seguridad: requiere la igualdad que se construye con modelos solidarios. Finalmente ha triunfado la idea más humanista y aristotélica, porque el desarrollo económico no trae necesariamente desarrollo humano y progreso, y ése ha sido el gran duelo en el que ha vivido la humanidad. Si no eliges nacer ni dónde naces, el proyecto ético de la vida es salir todos adelante, es una vieja y extraordinaria idea: la más humana de todas porque el progreso no es tener más y comprar más. El progreso va a tener que ver más con el reparto que con el crecimiento, más con la solidaridad que con la competición.", ha señalado Carmen Calvo.

La vicepresidenta ha recordado asimismo que "todavía hay dos tercios del planeta muy lejos de nuestra situación, con niñas casadas por millones, países en los que ni siquiera se reconocen los derechos formales de la igualdad real. Queda un lastre inmenso de patriarcado, sexismo e injusticia. Tenemos que seguir hablando de desigualdad en salarios, de delitos particulares que se cometen contra nosotras, todo lo relativo a nuestra libertad sexual… que se siga hablando de la prostitución con naturalidad, como un oficio: qué manera de blanquear una situación terrible para las mujeres".

"La potencia de las propuestas de avance en igualdad de hombres y mujeres es de tal naturaleza que por eso tiene tantos enemigos, algunos sutiles y otros que pueden llegar a decir que la violencia machista no existe", ha proseguido Calvo durante su ponencia.

La vicepresidenta primera de ha finalizado su intervención argumentando que "si quieres cambiar una realidad tienes que intervenirla, si no estás en contra de la prostitución, estás a favor por inercia, si no intervienes contra la pena de muerte seguirá existiendo: a los que cuestionan los sistemas de cuotas, las listas cremallera o la discriminación positiva, hay que preguntarles qué proponen para cambiar la realidad. No hay otra fórmula y por eso queremos cuotas de participación en los consejos de administración y en los poderes públicos, y aún así cuesta mucho trabajo".

Más Información