En el Día Internacional de los Derechos Humanos

​Calvo afirma que "la defensa de los derechos de las mujeres es el gran reto de la democracia en el siglo XXI"

Casa de América, Madrid, martes 10 de diciembre de 2019

En su intervención en el coloquio 'La promoción de los derechos de las mujeres, 40 años del CEDAW', con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos y de la programación de actividades de la COP25, Calvo ha explicado que "los derechos por los que las mujeres peleamos en cualquier lugar del mundo son Derechos Humanos, teniendo en cuenta que somos la mitad de la población y la parte más vulnerable, frágil y con más dificultades". En este sentido, ha señalado que el gran reto de los organismos en los Tratados Internacionales es la "protección de los derechos de las mujeres en el marco de los Derechos Humanos".

La vicepresidenta ha hecho referencia a la Conferencia de Beijing, de cuya celebración están a punto de cumplirse 25 años: "Significó un antes y un después para la propia Naciones Unidas y para el mundo en general porque entendimos que era muy difícil hablar de libertades, de derechos humanos, de democracia en el mundo sin contar con la mitad de la población que somos las mujeres".

Calvo ha asegurado que la participación de la mujer en el reparto de poder es el núcleo capital de la democracia. "Es un asunto indiscutible, porque no hay verdadera democracia sin el reparto del poder. Lo único que las mujeres estamos de acuerdo en discutir son las fórmulas de avance", ha señalado.

La vicepresidenta ha advertido de que en estos momentos hay "una contestación reaccionaria e involucionista" en el mundo contra el avance y el posicionamiento de las mujeres en el poder y ha asegurado que "frente a ella es necesario reformular con mucha firmeza la defensa de los derechos de las mujeres en el marco de los Derechos Humanos".

"La cultura sexista, discriminatoria, de todas las sociedades del mundo es suficientemente poderosa para que no se la pueda parar más que con leyes", ha añadido.

Carmen Calvo ha concluido su intervención poniendo la vista en el cumplimiento del Objetivo 5, el de la igualdad de género de la Agenda 2030. "Es el requisito de todos los demás. Sin ese objetivo, sin la transversalidad que implica que todos los objetivos observen la situación de las mujeres, las niñas y los menores, no se va a cumplir la agenda 2030" ha zanjado.

El coloquio ha contado con la participación de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y expresidenta chilena, Michelle Bachelet, y la activista sudanesa Alaa Salah, y ha sido moderado por Ana Peláez, miembro del CEDAW.