Memoria histórica

Viaje oficial a Valladolid

El secretario de Estado de Memoria Democrática visita la fosa común de la Gravera de Barbado

Medina del Campo, Valladolid (España), miércoles 23 de septiembre de 2020

El secretario de Estado se ha interesado por la evolución de las labores que se están llevando a cabo en esta fosa. Julio del Olmo, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid, ha dado detalles a Fernando Martínez sobre los avances que se están realizando en los trabajos en este emplazamiento.

Se trata de un pozo de agua cubierto por tierra en una finca en la que se produjeron diversos asesinatos de la comarca de Medina del Campo. En la bodega cercana al pozo se han encontrado restos humanos y por esta razón se inspecciona ahora ese pozo ante la previsión de que en el mismo pueda haber restos de personas represaliadas. Este tipo de exhumaciones son muy complejas y requieren equipos altamente especializados.

Hasta el momento en España se han investigado pozos similares en Navarra, Extremadura, País Vasco, Canarias y Castilla y León y Castilla-La Mancha en los que se han encontrado restos de la Guerra Civil.

Tras finalizar la visita a esta fosa, Fernando Martínez se ha desplazado a la casa-castillo de la familia Rivas Cherif, en Villalba de los Arcores. Esta visita se enmarca en la preparación de la conmemoración del 80 aniversario de la muerte de Manuel Azaña, ya que el que fuera presidente de la II República pasó largas temporadas en esta casa, propiedad de la familia de su mujer. Entre los eventos previstos para esta conmemoración destaca la exposición que se va a celebrar en la Biblioteca Nacional en Madrid bajo el nombre Azaña: Intelectual y Estadista. A los ochenta años de su fallecimiento en el exilio.

Por la tarde, el secretario de Estado se ha reunido con organizaciones de memoria histórica. En este encuentro, Fernando Martínez ha tenido la oportunidad de explicarles los aspectos más importantes del Anteproyecto de Ley de Memoria Democrática y les ha dado cuenta de la convocatoria de subvenciones para actividades relacionadas con la recuperación de la Memoria Democrática y las víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura.

Estas ayudas alcanzan este año los 750.000 euros, de los cuales el 60% se destinan a financiar actividades relacionadas con la exhumación de personas enterradas en fosas. El resto de las ayudas se destina a la realización de estudios e investigaciones relativos a la recuperación de la memoria democrática, así como al reconocimiento moral de las víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura; publicaciones, cursos y actuaciones de tipo científico y/o divulgativo sobre la memoria democrática y a actividades de recopilación, conservación, estudio y difusión del patrimonio documental o intelectual de la Guerra Civil y o de la Dictadura.