Boletín Oficial del Estado durante el Estado de Alarma

El BOE ha funcionado con su precisión habitual, publicando las normativas emitidas por el Ejecutivo y jugando un papel fundamental en la información oficial a la ciudadanía durante la crisis

Jueves 25 de junio de 2020

El BOE, que depende del secretariado del Gobierno del ministerio de la Presidencia, ha publicado durante el estado de alarma 84 publicaciones ordinarias y 24 extraordinarias, en lo que supone un hito histórico sin precedentes. Cuenta con 315 trabajadores que se turnan durante prácticamente las 24 horas del día. Durante esta situación extraordinaria, los trabajadores del BOE han respondido con suma eficiencia a su función como generador de jurisprudencia y a su responsabilidad de establecer con sus publicaciones, la entrada en vigor de las diferentes disposiciones normativas y del mismo modo, la eficacia jurídica de las mismas.

El proceso de edición del BOE estaba preparado para continuar con su labor durante el Estado de Alarma, complementando el trabajo remoto con el presencial, tal y como han hecho otras administraciones o empresas durante estos meses. La publicación podría realizarse con una destrucción total de su sede e incluso se podría editar desde fuera de España.

El diario produce efectos jurídicos plenos a través de su publicación y todos los diarios extraordinarios se han editado en un tiempo no superior a dos horas desde la recepción de originales. El BOE no recibe nunca borradores y garantiza físicamente que no haya ninguna posibilidad de inserción, siquiera por error, del texto enviado por el secretariado del Gobierno.

Durante el estado de alarma, el Boletín ha creado el código COVID-19 para agrupar las normas relacionadas con la pandemia, en respuesta a las demandas y a la necesidad de información de la ciudadanía. Este código recopila un total de 257 normas que se distribuyen en 14 Reales Decretos-ley; 10 Reales Decretos; 150 Órdenes; 66 Resoluciones; 7 Instrucciones y 9 Medidas ámbito de los Tratados. A su vez, se puede consultar un código COVID-19 para arrendatarios, otro para autónomos, otro para los interesados en temas tributarios, otro por las distintas fases (0, 1,2 y 3), sobre movilidad, colectivos vulnerables, y otro, de carácter general, con la totalidad de la normativa organizada por materias. En este esfuerzo por ofrecer un servicio público de utilidad, la Agencia Estatal BOE ha incorporado también la visión del Derecho europeo y autonómico, realizando Códigos COVID-19 sectoriales.

El número de descargas del código COVID-19 supera en este periodo el millón, mientras el Código Penal ha tardado seis años en alcanzar esa cifra. A modo de ejemplo, el Real Decreto ley 10/2020 por el que se regulaba un permiso retribuido recuperable, publicado el 29 de marzo, al filo de la media noche, tuvo picos de consulta de más de 20.000 accesos por minuto, por lo que sólo hora y media después de su publicación, en plena madrugada, más de medio millón de personas ya habían accedido a su contenido.

Algo similar ha ocurrido con los servicios "MiBOE" de alertas de la Agencia, que remiten de manera gratuita información por correo electrónico sobre las novedades publicadas. El número de nuevos suscriptores se ha multiplicado durante el Estado de Alarma, con crecimientos del número de suscriptores de hasta el 600% respecto a la media habitual, por lo que este servicio de la Agencia ya cuenta con más de 385.000 suscriptores.

El sitio web del BOE ha recibido más de 300.000 visitas diarias. Todos sus enlaces han experimentado un extraordinario aumento en el número de visitantes únicos, destacando, por ejemplo, las reproducciones del vídeo sobre los Códigos Electrónicos, que ha multiplicado por quince su número de visionados. Cuenta con un formato en audio para personas invidentes.

Al mismo tiempo, el BOE ha continuado durante la pandemia haciéndose cargo y actualizando sus otras funciones habituales igualmente relevantes, como las relativas al Portal de Subastas, el Tablón Edictal Electrónico, la base de datos de derecho consolidado, la base de datos de normativa e instrucciones de la Fiscalía General del Estado, la biblioteca jurídico digital que edita la colección de códigos electrónicos y varias colecciones históricas y jurídicas, así como la constante actualización del enlace con el Diccionario del Español Jurídico de la RAE.